A LA VENTA!! ESPAÑA SE ESCRIBE CON E DE ENDEUDAMIENTO

Category: Artículo Published on 28 Nov, 2012

Ckicka aquí para comprar España se escribe con E de Endeudamiento

España se escribe con E de Endeudamiento. Radiografía de un país abocado al abismo. Así empieza esta historia o cuento contable e inacabable de una deuda o mucha deuda… ¡La nuestra! Estamos ante una España trémula y de rumbo torcido con una clase política que ha perdido la brújula de un país que, de no remediarse, caerá por el precipicio. Un país que da la espalda a las pequeñas y medianas empresas sin percatarse de que son ellas las que nos pueden salvar de esta odisea que nos toca vivir. Una España en la que puñados de millardos de euros iban y venían, donde endeudarse se asemejaba a que te tocara la lotería. Y todos nos endeudamos, familias, empresas, Estado, comunidades autónomas…¡y hasta lo hizo el propio sistema financiero para seguir dando más crédito a los endeudados! Aquí y así estamos. En los últimos años hemos pasado de rendir culto y pleitesía al paradigma del apalancamiento para darnos de bruces con la vileza del endeudamiento galopante. El baile de la deuda también ha terminado atrapando a gigantes empresariales que se debaten en sus fauces. En España se escribe con e de endeudamiento el lector encontrará nombres propios que ilustran y permiten interpretar las consecuencias de aquellos temporales. Aquí y así estamos. Desaparición de las añoradas cajas de ahorro, clubes de fútbol ultraendeudados, caída de los ingresos tributarios. ¿Por qué ha ocurrido todo esto? Una buena pregunta que el profesor José Mª Gay de Liébana responde cifras en mano. También se hace eco del inescrutable regreso de algún protagonista legendario de rastro indeleble o de las consecuencias de institucionales hazañas financieras cuyo desplome salvan redes circenses o, mejor dicho, el dinero de nuestros impuestos. Efectivamente, aquí y así estamos.

zp8497586rq

Comments

Comentarios

 

LA EUROPA VULNERABLE

Europa ha sido golpeada otra vez. Dolor y preocupación al comprobar la tragedia de Bruselas y recordar los aún recientes pasajes terroristas de París. Europa, en su seguridad, se muestra frágil. Parece como si sus debilidades económicas afectaran igualmente a su defensa. Una Europa que apenas crece económicamente, carente a la vez que necesitada de un liderazgo político que le marque el camino a seguir, con sus dudas en cuanto a su propio modelo político-económico con una unión de Estados que, como demuestra la vulnerabilidad de tragedias como las de Bruselas y París, aún tiene por delante un larguísimo recorrido. Los Estados Unidos de Europa, ahora mismo, suenan a utopía. Nadie quiere ceder poder ni autoridad. Cada Estado quiere ser protagonista de su parcela. No hay unión en términos fiscales ni presupuestarios, mientras la economía europea, con la Zona Euro como referencia, vive a dos velocidades que hoy por hoy, empañan el futuro más o menos inmediato de su proyecto. La seguridad de Europa, la unida y la del euro, es precaria. Si la brutalidad de los atentados de Bruselas contagia de temores a los ciudadanos europeos cuestionándose las virtudes de una Europa fuerte, la endeblez de las autoridades europeas, la falta de cohesión entre ellas, el "cada cual a lo suyo", la ausencia de coordinación entre las fuerzas de seguridad, las odiosas políticas de austeridad, abren una peligrosa brecha en el modelo europeo al que se aspiraba. A todo ello, el inefable Donald Trump encuentra renovados argumentos para levantar muros con los que materializar las fronteras, sumando seguidores. Y nosotros, por estos pagos, andamos en funciones...

Próximos eventos

    Ningún evento disponible